martes, 25 de abril de 2017

Un camino diferente - Isabel Fayos



(En los renglones del alma, 1997)
 
- Que necesito mirarte no te alejes demasiao. 
No te alejes de demasio, que necesito mirarte, no te alejes demasiao, 
que tu sabes que me gusta andar junto al simpecao.
Andar junto al simpecao y si te pierdo de vista no te dejo de buscar,
porque me falta la fuerza que tu presencia me da.

Avanzamos lentamente,
entre el polvo y el gentío, entre el polvo y el gentío,
sin yo salir de tus ojos y tu salir de los míos.


- Aunque vayamos haciendo un camino diferente.
Un camino diferente, aunque vayamos haciendo un camino diferente,
no hay un momento del dia que no te tenga presente.
Que no te tenga presente, a caballo vas despacio adelantando camino
y yo dejando mis huellas junto al simpecao divino.

Avanzamos lentamente,
el romero ha floreció, el romero ha florecío,
sin yo salir de tus sueños y tu salir de los míos.


- La tarde se va acercando después de un dia de ensueño.
Despues de un dia de ensuenño, la tarde se va acercando después de un dia de ensuenño, comprobando a cada paso que mi amor ya tiene dueño.
Que mi amor ya tiene dueño, aromas de mar y pino preludian la anochecida,
te acercaste y me encontre entre tus brazos cautiva.

Y en la para nos besamos,
bajo un cielo enrojecío, bajo un cielo enrojecío,
sin yo salir de tus labios y tu salir de los míos.


- Tranquila llegó la noche a iluminarnos de estrellas.
A iluminarnos de estrellas, tranquila llegó la noche a iluminarnos de estrellas,
manchas de luna adornas los pinares y la senda.
Los pinares y la senda, acurrucando las horas no dejamos de cantar
y entre cantes y plegarias se durmió la madrugada.

Amanece lentamente,
el cielo ya se ha encencido, el cielo ya se ha encendido,
sin yo salir de tus brazos y tu salir de los míos.