lunes, 23 de enero de 2017

A quien camina a mi lao - El Turronero


(Sevillanas, 1982)


- Y tú te quitas descanso viniendo de peregrino,
y te levantas temprano al campo pa coger lirios.
Y en el despuntar del sol entre la noche y el día,
cogiendo lirios en flor recorres la arena fría.

Cuando te llame la Virgen,
y estés a las puertas del cielo no llames por la mirilla,
dile que cogiste lirios pa el simpecao de Sevilla.


- Antes de entrar en la raya adelantaste el paso,
no te molestó el calor ni te lo impidió el cansancio.
Cuando entramos en la raya nos regalaste romero reliquia,
que yo conservo de mis pasos rocieros.

Sudorosos y cansados por las arenas calientes,
entre la jara y los pinos hermana, que suerte tuve de hacer contigo el camino.

- Algarrobales de Lopaz que rozáis el simpecao,
no arañármelo por Dios que es terciopelo bordao. 
Las manos que lo bordaron y con cariño lo hicieron,
un manto para la Virgen están bordando en el cielo.

Ten cuidao alcalde carreta que no se rompa una rama,
y se desprenda una astilla que desgarre,
al simpecao de mi hermandad de Sevilla.

- Va camino del rocío para ofrecerla en el templo,
con su hija en las entrañas y los dolores por dentro.
Unos ratos en carreta otros momentos andando,
nunca puso mala cara los dolores aguantando.

A la vuelta del camino la Virgen le ha regalao,
y su casa ha bendecio con una niña morena que se llama del Rocío.