martes, 9 de mayo de 2017

La sombra de nuestro pino - Ecos del Rocío



(Corazón, 1994)

- Antes de darte la vuelta verme ajustando las cuentas del tiempo que nos quisimos.
De la manita cogíos, sin querer nos encontramos un pino recién nacío, y en tu puerta lo plantamos siendo tan solo dos niños. Hoy he pasado por tu puerta y en la cáscara del pino se pueden contar los años que tú y yo nos quisimos, por eso vengo llorando.

- Pon buena cara al mal tiempo, que no se rompa lo nuestro y cada uno a su camino.
Eres guapa todavía, no te encierres en tu destino, arregla un poco tu vida, o tal vez siembra otro pino que crezca con alegría. Yo no te culpo de nada ni tampoco soy culpable, amor quédate tapada, no tiene la culpa nadie de que el amor se gastara.

- Como se secan las flores, echa coraje no llores, que odio las despedidas.
Voy a llevarme la llave, por si no me dao cuenta y yo no puedo dejarte, que no me aguante esa puerta para volver a buscarte.  Yo ni siquiera he pensao en arreglar mi destino, quizás volviendo a aquel lao donde encontramos el pino que hay en tu puerta sembrao.

- Tantas caricias forzadas, ¿pa qué la misma almohada si ya no queda cariño? Yo no seré el chavalillo que besaba tus mejillas lo mismo que un pajarillo. Tú tampoco la chiquilla que iba a buscarme al postigo. No te sientes en la cama, que al final como otras veces, con más caricias forzadas, con nuestros cuerpos se enciende lo que más tarde se apaga.

- ESTRIBILLO -
Dame un beso y dime adiós.
Nos quedamos sin amor de tanto que nos quisimos.
Ya no sirve pa los dos la sombra del mismo pino.