sábado, 17 de junio de 2017

Hermosa y Blanca paloma - La Canastera


(El toro de madrugada, 1981)



- Hermosa y Blanca Paloma estrella del firmamento.
Que en esta arena desierto te quedaste a vivir.

Te quedaste a vivir,
el sol te baña la frente el lucero matutino,
se ha escondido entre los pinos y no se atreve a salir.


- No te alejes de nosotros, reina y pastora divina.
Quédate al pie de la encina donde aquel hombre te vio.

Donde aquél hombre te vio,
quédate que en este mundo de egoísmo y de rencores
tu rocío huele a flores de esperanza y de perdón.


- En esa nube de oro hecha de polvo y la brisa,
se dibuja tu sonrisa bajo el verde eucaliptales.

Bajo el verde eucaliptal,
debajo de un eucalipto nuestros padres te rezaron,
y en tus brazos se quedaron y en el sueño de la paz.


- Pastora de las marismas que cuida de tus ovejas,
escúchanos nuestras quejas que salen del corazón.

Que salen del corazón,
porque en medio de este odio, que corrompe a nuestra gente,
tu sonrisa solamente alivia nuestro dolor.