miércoles, 7 de junio de 2017

Nadie sabe conformarse - Hermanos Reyes



(Sevillanas de feria y romería, 1972)

- En la dehesa, llora amargamente un pastor.
En la dehesa, a la orilla de una fuente, agua pura y transparente, inclinada la cabeza llora amargamente un pastor. Una cordera que lo ve desde un vallao va corriendo hacia su lao como si entender pudiera lo que es una pena de amor.
Parece decir, no llores así, pues nada te falta en la vida, qué yo más querría que poder cambiarme por ti.



- Una amapola, envidaba a un blanco jazmín.

Y le decía por tu aroma compañero eres rey del mundo entero y renace la alegría cuando vives tú en el jardín. En primavera, todos quieren ser tu dueño, y eso a mí me roba el sueño porque yo también quisiera, que la gente hablara de mí.
Qué ciega que estás, no ves la verdad, humilde amapola sería, porque así la vida, nadie te desea arrancar.



- Se lamentaba, una alondra frente a la mar.

Se lamentaba de sus alas y de sus plumas y miraba las espumas porque allí jugueteaba un pequeño pez de cristal. Qué suerte tienes tristemente repetía ese pez de la bahía que a su antojo va y viene por entre las olas del mar.
Un barco pasó las redes echó, y entonces la alondra riendo, se fue comprendiendo que ese lado es mucho mejor.


- En esta vida, nadie quiere ser lo que es.
En esta vida es difícil encontrarse con quien quiera conformarse con seguridad diría que eso es imposible de ver. El indigente sueña con el poderío y es que el rico está aburrío de vivir constantemente harto y sin saber lo que hacer.
Y no hay solución, y no hay solución, pues cuando se alcanza un deseo por lo que yo veo, se ha perdío toda ilusión.

https://www.youtube.com/watch?v=AwFfsQbJ8wA