domingo, 11 de marzo de 2018

No le gustaba el rocío - Nomadejado



(Cómo cambia Sevilla, 1990)


- No le gustaba el rocío pero no había hecho el camino,
decía que el no pasaba, una noche entre los pinos,
al calor de una candela, arropándose del frío.

- El nunca tuvo ilusiones de sentirse peregrino,
decía que se cansaba que no le gustaba el vino,
y que tampoco entendía lo de meterse en el río.

- Me hablaba de la marisma sin saber ni como era,
decía que él no podía por mucho que lo intentara,
ponerse blanco de polvo ni colgarse una medalla.

- El siempre dio sus razones pa no pisar las arenas,
decía que el no creía en la gente rociera,
ni sentía escalofrío acordándose de Ella.

- ESTRIBILLO –
Y yo lo lleve conmigo,
por ese duro camino, que él antes me comentó,
y ahora se siente mi amigo, más rociero que yo.