martes, 12 de julio de 2011

Costalero en San Bernardo - Enrique Niza

(Mereció la pena, 1986)

- En la Plaza de la Alfalfa quedo sin vida tu cuerpo,
y bajo trabajadera se te reza un padrenuestro.

Sabe Dios que pensaría cuando “tendío” en el suelo (bis)
empuñabas la medalla que te colgaba del cuello.


- Al Cristo de la Salud lágrimas se le saltaron,
y el que nunca había “llorao” por mucho que le azotaron.

Que se callen los tambores que se callen las trompetas,
con un silencio absoluto y pongan sobre mi cruz un brazalete de luto.


- Te llevaste el costal, la faja y las zapatillas,
lo mismo que ibas “vestío” cuando dejaste Sevilla.

Tus hermanos de hermandad quisieron que te marcharas “vestío” de costalero,
para unirte a una cuadrilla con capataces del cielo.


- A hombros como los grandes y con paso “racheao
a darte el ultimo adiós Sevilla en duelo a tu “lao”.

Y al entrar en el cementerio una voz rompe el silencio,
es Joselito Gallardo se me va uno de los grandes costalero en San Bernardo.