martes, 12 de julio de 2011

Después de siete años - Coro H. Rocío de Almonte

(Tradiciones, 1991)

Calentaba el sol,
cuando mis ojos vieron, lo que tanto y tanto había esperado,
mira que vas guapa con tirabuzones, traje de pastora y tu pastorcito que contento va.

La vi salir de su ermita, era una mañana agosteña, cuando de pronto un pañuelo cubrió su cara almonteña. Y un marismeño capote, cubrió su cuerpo a la vez sonaron salvas de escopetas, como plegarias de fe (bis)


- Que quieres que yo te cuente del traslado y del camino,
ni palabras que yo no tengo “pa” contarte lo que he visto,
solo doy gracias a Dios por la suerte que ha tenido.
Por la suerte que he tenido,
de poder ser almonteño y tener a esa pastora,
como madre celestial y también como patrona.

Quien pudiera a ti contarte,
lo que es la fe de un pueblo entero,
como llevan a su reina cuando siente su costero.

(Fandango)
Cuando salí de la aldea,
a su vera me eché a andar,
cuando salí de la aldea,
y llegue hasta el chaparral,
sin apartarme de Ella,
pasito a paso detrás.

Almonte es un paraíso,
es un sendero del cielo,
es un milagro en la tierra,
con el que sueña un romero,
porque así Ella lo ha querido (4)